El Llano en llamas es una recopilación de breves, pero significativos textos en donde el desamparo, la desesperanza y la desolación son sentimientos por los que transitan gradualmente los personajes de sus cuentos: “Nos han dado la tierra”, “No oyes ladrar los perros” y “El hombre”, los cuales son motivo principal del presente acercamiento.

15-30

La ambigüedad, como recurso de la narrativa onettiana, ha sido señalada reiteradamente por la crítica; por lo tanto, resulta un poco arriesgado retomar este concepto como eje para el análisis de La cara de la desgracia. Considero, sin embargo, que en el caso de esta nouvelle, la noción primaria del concepto de ambigüedad como recurso lleva sus alcances a la configuración total de la propuesta estética del relato. La situación narrativa de La cara de la desgracia se estructura a partir de la lógica de la memoria, atada a la imposibilidad de reconstruir el pasado, y es ella la que determina la construcción de un mundo donde la ambigüedad privilegia los diversos niveles del relato. Desde esta perspectiva, este análisis se concentra en los recursos estilísticos y estructurales ligados a la evocación del recuerdo, la confesión, la ruptura del tiempo y la configuración simbólica de los espacios.

31-47

El presente artículo pretende dar cuenta de manera limitada, y un tanto abstracta, no sólo de las características propias del “albur”, en relación con otras manifestaciones similares, como, por ejemplo, los “insultos” que se manifiestan entre los indios del Perú, sino también de algunas de las posibles raíces genéricas, socio-culturales e históricas que les subyacen, como producto de la relación de la cultura europea popular y carnavalesca, y la autóctona festiva de México.

49-66

El artículo aborda las circunstancias que dieron lugar al tumulto provocado por los trabajadores mineros de Real del Monte en contra de don Pedro Romero de Terreros. La causa fue la supresión del “partido” que el Conde de Regla pretendía instituir, no sólo en sus minas, sino en todo el reino novohispano. Este hecho dio origen a una serie de acciones inusitadas y a la redacción de varios documentos, como el acucioso informe de don Pedro José de Leos, alcalde mayor de Tulancingo. El informe a su vez fue el origen de otros dos documentos: “Puntos que deben contener las nuevas ordenanzas para Pachuca y Real del Monte”, del fiscal don José Antonio de Areche y de las “Instrucciones sobre lo que debe hacerse en las minas de Pachuca y Real del Monte”, del visitador don José de Gálvez. Se analizan las razones que subyacen en la elaboración del informe, sus antecedentes y sus consecuencias, además del contexto socioeconómico y político que primaba en la época, así como la personalidad del funcionario Leos.

67-93

Hacia la segunda mitad del siglo XIX empezaron a surgir empresarios-hacendados-industriales, mexicanos y extranjeros, que no sólo consideraron la inversión en tecnología como la mejor manera de incrementar y mejorar la producción de sus haciendas y negocios, sino que también se interesaron por diversificar la inversión de su capital en empresas que cubrían prácticamente todas las actividades económicas: comercio, agricultura, industria, finanzas y servicios. Los hermanos Henkel fueron parte de este grupo de empresarios que se preocuparon por mejorar sus explotaciones agrícolas y mercantilizar lo que en ellas se producía. Para lograr lo anterior, invirtieron en la construcción de líneas ferroviarias que les permitieron no sólo transportar maquinaria novedosa para mejorar sus explotaciones agrarias, sino también ampliar el radio de comercialización de sus productos, al igual que el de la producción generada en la ciudad de Toluca y municipios aledaños; es decir, la inversión que hicieron en ferrocarriles favoreció la conversión de mercados locales en uno regional que anteriormente estaba fragmentado por los altos costos de transporte de los medios preferroviarios.

95-113