El transcurrir de la historia ha mostrado que procedemos de una tradición sexista, donde la cultura de lo femenino se subordina a lo masculino y la identidad está sujeta a términos de género, entendido como imposición social más que fisiológica. Ante la necesidad de cambiar los códigos culturales, impuestos por la sociedad patriarcal, surge la escritura femenina, como una forma de redescubrir lo literario (sujeto al canon falocéntrico) y para que la mujer desarrolle un papel como sujeto y no solo como objeto de representación literaria.

17- 39

Cristo y el dolor en Desolación de Gabriela Mistral

Mesilemit Velázquez-González, Marco Urdapilleta-Muñoz
En Desolación, Gabriela Mistral con frecuencia utiliza imágenes de Cristo como representación de la persona que acepta los padecimientos de la vida. Cristo está relacionado con la expresión del sufrimiento terrenal y no con el consuelo o la salvación del alma después de la muerte física, de modo que se dirige a la revisión del dolor como una posibilidad humana de experimentar la realidad, la fragilidad y la plenitud de la vida.

41-56

La escritora mexicana María Luisa Puga, en las novelas publicadas en su última etapa de escritura, otorgó una especial importancia al crecimiento interior de los personajes protagónicos femeninos; la configuración de los nuevos espacios y los símbolos relacionados se vinculan estrechamente con la evolución de los personajes.

57-69

A partir del contenido de la Gaceta de México, editada por el Clérigo Castonera en el primer semestre de 1722, se propone un ejercicio de construcción de fuentes que consiste en buscar significados en el conjunto de acontecimientos registrados por testigos de época. El procedimiento empleado para tal propósito consta de dos partes; en la primera se define la naturaleza de esta publicación, la revisión de las posibles motivaciones de su editor, y el contexto cultural en el que se inserta su prosa; en la segunda, a partir de la frecuencia de ciertas noticias en los seis números publicados y de la profusión con la que Castorena trató algunos asuntos, se construye una serie temática que nos permite conocer algunos rasgos distintivos de la sociedad de la capital virreinal. Un ejemplo de ello es el hecho de que el sector criollo se involucra en la modernidad de este siglo a través de la difusión de saberes racionales, al tiempo de convivir con un conjunto social más amplio que favorece la costumbre y tradición de la cultura barroca.

71-105

Este trabajo reconstruye la historia de una escuela particular laica, el “Instituto José N. Rovirosa” de Villahermosa, Tabasco. En sus inicios fue primaria, posteriormente se anexó el jardín de niños la secundaria y la preparatoria. Por más de 90 años esta institución ha sido dirigida por una sola familia. El presente estudio se forja con el relato oral de las personas que han formado parte de la escuela.

107-126

Editar libros, proceso de doble contingencia que desafía a la universidad

José Luis Arriaga-Ornelas, Georgina María Arredondo-Ayala
Según Luhmann, la comunicación es la operación específica de los sistemas sociales, pero es al mismo tiempo un hecho improbable. Este artículo aborda el proceso editorial de una universidad pública, visto como mecanismo que separa, temporal y espacialmente, la información del acto de comunicar. Al presentar por separado emisión e información se abre un abanico de posibilidades para analizar las secuencias del ciclo comunicativo, porque como condición para cerrar tal ciclo se necesita de una distinción (la de los lectores). Bajo esta óptica, en el presente estudio se pone a prueba lo que ocurre con los libros editados por la Universidad Autónoma del Estado de México (uaeméx), respondiendo a la pregunta sobre si estos logran vencer la “improbabilidad comunicativa” de la que habla Luhmann, o si llegan a manos de quien los lea, los comente y los utilice para permitir una “conexión recursiva de operaciones” y, de esta manera, contribuir al proceso de reproducción de la sociedad.

127-153